13. Los escritores y el GUION:

T.S ELIOT Murder in the Cathedral (1951)
(tomado del Prólogo a la versión cinematográfica)

“Pienso que la diferencia entre escenario y pantalla, en lo que respecta al realismo, es tan grande que constituye una diferencia de clase y no de grado. No indica la superioridad de ningún medio sobre el otro; es sencillamente una diferencia. Y tiene otras consecuencias. La película, al establecer otra relación con la realidad que la obra teatral, exige un tratamiento muy distinto de la trama. Una trama intrincada, inteligible en el escenario, puede ser enormemente confusa en la pantalla. El auditorio no tiene tiempo para retroceder en el pensamiento, para establecer relaciones entre las insinuaciones iniciales y los posteriores descubrimientos. La película pasa con demasida rapidez antes los ojos; y no hay intervalos para poder asimilar lo que ha sucedido y hacer conjeturas acerca de lo que va a suceder. El observador se encuentra, como ya dije, en un estado más pasivo. El cine se me antoja más próximo a la narrativa, mucho más dependiente de lo episódico. Y, como el observador se encuentra en un estado mental más pasivo que si estuviese presenciando una obra de teatro, necesita que se le expliquen más las cosas.”

Autor: Lorenzo Vilches Manterola

Catedrático de universidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.