EL ABURRIMIENTO (y 4)

Te pones a ello­–lo que sea, pues lo que cuenta es empezar–y el mismo efecto inacabado, por inacabado, parece como si tirara de ti y te indujese a proseguir. No hay nada mejor que comenzar para proseguir. A veces cuesta–por indecisión, por pereza, por la dificultad intrínseca del asunto…–, pero una vez dado el primer paso es como si el viento soplara ya a favor y, en algún momento, como si pudieras navegar a toda vela. Ocurre, además, que recordamos  mejor el trabajo inacabado, la obra incompleta, que las operaciones finiquitadas, los problemas resueltos o los temas archivados.

La penúltima bondad, Josep María Esquirol



Categorías:Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: